Zafra Solidaria y con una sonrisa

Zafra Solidaria nació con el claro objetivo de crear un Comedor Social en Zafra y ayudar a la infancia. Sin abandonar esos objetivos la reciente asociación se ha visto desbordada por la situación de muchas familias de la localidad, por lo que antes de poder abrir el comedor social ya están atendiendo a familias.

Sede-Zafra-solidaria

El logotipo de Zafra Solidaria representa un muñeco en el que se destaca su sonrisa, esa es precisamente la filosofía que quieren llevar en la asociación, se trata de aportar optimismo y alegría; de los voluntarios, de los usuarios, que en realidad, muchas veces son lo mismo.

Hace poco que comenzó la andadura de Zafra Solidaria, pero ha entrado fuerte en la escena local. Su finalidad; la construcción de un comedor social, el secreto; no buscar tanto el dinero para realizarlo sino personas y empresas que aportan lo que tienen y saben para hacerlo realidad.

¿Pero, por qué un comedor social en Zafra? La respuesta nos la da su promotora, primera voluntaria y presidenta, Nanda Sánchez. “Fue paseando por el Ferial por la mañana, me di cuenta de que había mucha gente andando por la mañana, paseando a los perros…, eso me dio una pista de cómo andaba la situación, de cómo había afectado la crisis económica a las clases medias y a aquellos que ya lo pasaban mal”

Después y a través de las redes sociales se han ido sumando voluntarios, cerca de 400 de los que 120 son muy activos.

El comedor social es un proyecto que ha suscitado mucha aceptación, aunque también alguna que otra crítica. Quizás la más destacada es la de que no va a ir gente por vergüenza. Sin embargo Zafra Solidaria considera que esa vergüenza podría proceder de considerarlo caridad cuando no lo es, se trata de un servicio que se presta a personas que lo necesitan debido a las pérdidas sociales y económicas que ha acarreado la crisis económica. Simplemente para persona que no pueden llegar a fin de mes.

La coordinación se realiza entre la asociación y las familias principalmente, las familias llegan, aportan sus datos y han de sincerarse sobre la ayuda o no que reciben. Esto es así para que la ayuda no se duplique, así en Zafra Solidaria se reparte alimentos, para poder ayudar a familias sin tener que esperar al comedor, pero intentando que no sean los mismos que reparten otras asociaciones locales.

“Buscamos hacer una bolsa de la compra equilibrada, apostamos por las verduras, el pollo y la leche porque alimentos no perecederos sabemos que se están repartiendo”

Aunque se trabaja con los servicios sociales municipales para saber la situación real de la familia, el compromiso se hace con las familias, se confía en ellos y aunque se puede dar algún que otro caso de picaresca la multitud de casos de familias que necesitan ayuda, solo cogen lo que necesitan y se transforman ellos mismos en voluntarios compensa.

Zafra Solidaria ya atiende a 16 familias, 41 personas, 26 adultos y 15 niños y ven como las peticiones continúan. “El comedor está funcionando aunque aún no esté abierto. Tenemos familias y no pensamos que les vaya a dar vergüenza acudir al local ya que durante este tiempo ellos mismos son los que esperan su apertura”, explica Nanda.

El comedor social, cada vez está más cerca y es que en la asociación creen que  ”la gente no cree en proyectos, cree en realidades”.

Después de un largo tiempo de búsqueda, y algunos contratiempos, la asociación ha encontrado el local, en la calle Virgen de Guadalupe, que albergará el comedor, no obstante es un local en bruto al que hay que realizar obras y adecuar para la función que tiene que cumplir. La inversión puede superar los 70.000 euros, por lo que la asociación está dedicando este tiempo a realizar múltiples actividades, que además de animar la vida cultural y social de la ciudad, sirvan para dotar de un colchón financiero a la asociación para los gastos de su gran proyecto.

Mercadillo solidario, pases de ropa y la última iniciativa, que se realiza este fin de semana; 123 voluntarios de Zafra Solidaria colaborarán este fin de semana en la campaña de recogida de alimentos, productos de aseo y limpieza.

Hasta que el comedor social llegue se puede encontrar a Zafra Solidaria en la casa que les han cedido para que realicen sus actividades. En ella los voluntarios ceden su tiempo y se organizan es distintos grupos y proyectos. La campaña de alimentos será la última actividad de mayo, después, un tiempo de dedicación al trabajo interno de la asociación y tomar fuerzas para poner en marcha el comedor y centrarse en otras acciones.

Una de las próximas metas es ponerse en contacto con la gente joven ya que Zafra Solidaria está convencida de que es un sector muy creativo y con mucho que aportar.


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();