La vida sobre ruedas

La expresión “ir sobre ruedas” tiene connotaciones positivas. Acompañamos a Manuela Pérez en su viaje diario en silla de ruedas para comprobar como su día a día se ve afectado por bordillos, aceras o puertas de garajes.

Barreras-arquitectonicas

Cuando caminas por la calle no te das cuenta de cada paso que das, no eres consciente de lo fácil que es para ti desplazarte, los bordillos no son obstáculos y puedes calcular sin mucho problema cuando llegarás a un sitio si vas andando. Ese “si vas andando” varía mucho si te desplazas en silla de ruedas como Manuela.

Manuela Pérez ha utilizado las redes sociales en distintas ocasiones para poner en conocimiento de todos el mal estado de algunas de las calles de Zafra y que suponen no sólo una molestia sino que pueden ser peligrosas.

Hacemos con ella un pequeño paseo, la acompañamos a lugares de la ciudad, unos son del todo accesibles y otros no. La zona centro de Zafra, instituciones y nuevas construcciones cumplen a la perfección con la normativa de accesibilidad, sin embargo hay otras zonas más descuidadas y que le impiden moverse con libertad.

Las zonas más conflictivas algunos bordillos en los pasos de peatones en la Avenida de la Estación o el paso de peatones que conduce hasta el recinto ferial.

Atravesar la Avenida de la Estación es un problema, los bordillos son demasiados altos como para que pase la silla de ruedas, incluso aunque haya alguien que la ayude. Esa pérdida de independencia, aunque sea mínima, se hace latente en el paseo, hay momentos en las que los rodeos son inevitables.

La clave: si no encuentras bordillos adaptados busca las puertas de garaje, para Manuela cada garaje supone una vía de acceso o salida de la acera, así puede dejar de rodar por la carretera con el peligro que ello supone.

De hecho en un momento de nuestro paseo, por la Avenida de la Estación, ante la imposibilidad de acceder a la acera acompañamos a Manuela orilladas a la acera pero en la calzada. Sin embargo a nuestro lado los coches aparcados, en un momento uno de ellos dio marcha atrás, claramente no nos había visto por el espejo retrovisor, y si no hubiéramos golpeado el maletero probablemente nos hubiera dado.

Lo peor del caso es la incomprensión que a veces tiene que soportar Manuela ya que en un primer momento hay personas que se indignan porque, y es cierto, no va por la acera sino por la carretera.

Pero es que no hay más opciones.

Manuela ha denunciado el estado de algunas zonas de Zafra en varias ocasiones pero las instituciones responden que dependen de la financiación, que las nuevas obras cumplen con la accesibilidad pero que las mejoras han de esperar.

Y mientras se espera Manuela y otras personas en su situación tendrán que salir cada día a la calle expectantes de lo que se encuentran y con la paradoja de ver como muchos pasos de peatones tienen un bordillo más bajo y accesible pero el de enfrente no.

¿Alguna vez te has fijado? Hazlo y descubrirás una nueva Zafra a ras del suelo. Y si no ve los aprobados y suspensos en la galería de imágenes.

, , , , , , ,


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();