Piratas del Caribe o piratas muertos que ya no cuentan cuentos nuevos

Crítica de Crítica Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar (Dead Men Tell No Tales). Nota: 6.5

Desde hace años la táctica de Hollywood no es otra que apostar por las sagas o trilogías que recaudan dinero asegurado. Echamos la vista atrás, y las sagas de los últimos años se originaron a principios del siglo XXI, El Señor de los Anillos, Piratas del Caribe, las precuelas de Star Wars, Fast and Furious, películas de superhéroes sin fin… Y todo sin aportar nada nuevo. Cuentos repetidos de piratas muertos que ya no saben contar historias, sólo quieren entretener a la masa y dejar estupefacta a la misma con los innovadores efectos especiales, donde evidentemente recae casi todo el presupuesto de la película.

El caso de la quinta entrega de Piratas del Caribe no es diferente a lo dicho. Un año donde Fast and Furious 8 ha recaudado en taquilla en un fin de semana más que Star Wars: El Despertar de la Fuerza (que ya es decir), donde encontraremos por milésima vez a nuestro amigo y vecino Spiderman en la gran pantalla, el Capitán Jack Sparrow se sube al carro de los cuentos ya leídos, pensando que su particular presencia y gracia gozarán de salas llenas como es habitual.

La venganza de Salazar cuenta varias historias entrelazadas con la trilogía original, teniendo como hilo conductor el camino del Capitán Salazar (Javier Bardem) quien quiere encontrar al que le provocó su maldición, el Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp). A su vez, surge paralelamente otra historia, la búsqueda del tridente de Poseidón por Henry Turner (Brenton Thwaites) cuyo artefacto acabaría con todas las maldiciones, así mismo finalizaría la maldición de su padre Will Turner (Orlando Bloom) y le daría el poder y control absoluto de los mares al que lo posea. Para encontrar el tridente, necesitarán la ayuda de la astrónoma Carina Smyth (Kaya Scodelario).

Una historia de aventuras de piratas muy prototípica que ahonda en sacar diversión y sonrisas a los espectadores. Una misión predilecta de Disney en este tipo de películas palomiteras donde explotan hasta la saciedad a personajes icónicos de la saga, concretamente al interpretado por Johnny Depp, el Capitán Jack no cambia su repertorio de chistes y gestos, los cuales agotan al público y ya no aportan nada nuevo a la saga. No vemos a un Jack relevante para la historia, es el motivo por el cual se hace el tráiler y posteriormente el filme, de resto, el personaje no goza de un protagonismo esencial. La saga recae a los hombros de las nuevas caras de la misma, los jovencísimos Henry Turner y Carina Smyth quienes parecen por momentos una copia de lo que una vez fueron Will Turner y Elizabeth Swann. Una estrategia para ganarse el público más joven, ya que el fan de origen se encuentra cada vez más agotado.

Esto es Disney, y una historia de amor no puede faltar entre tanta venganza de piratas, y si no que se lo pregunten a George Lucas cuando le hablen de The Force Awakens. Así, el más joven ya tiene el gancho para que se quede pegado a la butaca durante dos horas, mientras que el más crítico espera con ansia que suceda algo nuevo que no haya visto en la trilogía original. Esta quinta entrega repite por momentos varias escenas ya realizadas, una especie de dejavu

que desmaquilla la realidad de la producción del filme, que no es otra que la falta de ideas y la recaudación inmediata de grandes cantidades de dinero.

Un guión simple y previsible que no crea ninguna sorpresa en el espectador, el cual se ve seducido por lo visual, ya que este aspecto si es de destacar a su favor. La fotografía, la iluminación y el CGI gozan de un alto nivel creando escenas de pura belleza estética, tanto en las secuencias nocturnas como en las que se ruedan de día. Al igual que la banda sonora, una mezcla de la original creada por Hans Zimmer, y la nueva, la cual sabe introducir los leitmotivs cuando aparecen personajes clásicos de la saga, creando así la nostalgia necesaria para no abandonar la sala.

La película cumple su objetivo, entretener y mantener enganchados a los fans de la saga hasta el final, donde el tiempo pasa deprisa y se logra convertir dos horas de largometraje en pocos minutos. Diversión, aventura….pero la misma de siempre. Una quinta entrega que no aporta nada nuevo, pero sí un rayo de esperanza en la primera y última secuencia, donde los fans pueden ver lo que realmente funcionó de la original primera entrega. Es ahí donde se encuentra un “habrá más secuelas….” con detalles que invitan al optimismo.

La Venganza de Salazar es la vuelta de una saga que emociona en escenas nostálgicas, pero que deprime en un guión copión y previsible. Es una carta de presentación para lo que vendrá en los próximos años, una primera cucharada de un postre que ya conocíamos, pero que en su interior puede esconder algún caramelo que pueda gustar incluso más que el postre original.

Es cierto, los hombres muertos no cuentan cuentos, pero esperemos que Hollywood no muera en el intento.


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();