Los andaluces arrasan en los Goya

El cine español ya no es lo que era, muestra de ello es el éxito que han tenido en taquilla algunos títulos españoles como Ocho apellidos vascos o La isla mínima, un éxito que se traduce en 123 millones recaudados durante 2014, un éxito que se ha premiado este fin de semana en los Goya, la fiesta más conocida del cine español.

cine

Este año las españolas han arrasado en taquilla, si nos ponemos más analíticos descubriremos que son las producciones que tratan sobre el sur de España las que más están recaudando, parece que Andalucía está de moda, no sólo por su cultura y sus marismas, sino por la natural interpretación de los actores nominados.

Sin ir más lejos, el propio maestro de ceremonias, Dani Rovira, estaba nominado y consiguió llevarse a casa el premio a mejor actor revelación por la taquillera Ocho apellidos vascos que, si bien a mi no me resultó una gran película, explotando al máximo los tópicos andaluces y vascos ha conseguido arrancar muchas carcajadas. Ya lo dijo Rovira a su rival Jesús Castro (protagonista de El niño), “menos mal que yo soy gracioso”.

El niño, nominada a 16 categorías, perdió dignamente frente a La isla mínima (con 17 nominaciones). Aunque se ha premiado su trabajo técnico, por su compleja producción, sonido y efectos especiales, muy conseguidos con un bajo presupuesto, perdió los importantes que recayeron todos en el relato policiaco de la España profunda de la Andalucía de la transición.

Mejor película, dirección artística, fotografía o guión original (de los sevillanos Alberto Rodríguez y Rafael Cobo) entre otros galardones han convertido a La isla mínima en la mejor peli española del año.

Mejor actor principal se otorgó a uno de sus protagonistas, Javier Gutiérrez, que nos impresionó gratamente con su papel de policía corrupto, mientras que mejor actriz se lo llevó Bárbara Lennie por Magical Girl, que también estaba nominada a actriz de reparto por El niño.

Estos dos filmes parecen establecer una nueva etapa para el cine negro español, aunque también hubo espacio para la comedia, la mejor producción iberoamericana fue para Relatos Salvajes, una coproducción con Argentina que este año está nominada a los Oscar y que trata de personas que un día, cansados de ser ninguneados explotan y cometen locuras. Quien pudiera desquitarse como los protagonistas.

El resto todo con sabor andaluz, incluido el premio honorífico que este año ha ido para el malagueño más internacional, Antonio banderas, cuyo discurso, digno de ser escuchado, duró más del minuto de rigor y que hizo reír y aplaudir a todo el teatro. Una muestra más de que el andaluz es naturalmente gracioso y por eso este año ha arrasado en los Goya.

 

, , , , , , ,


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();