Una moneda con más de dos caras tras la abdicación real

Un dos de junio cuando ya esta aquí el verano y nuestras cabezas arden bajo este sol que nos quema y nos corta la respiración, cuando creíamos que ya nada podría sorprendernos y que todo acontecimiento importante dormiría en una larga siesta veraniega hasta septiembre.

rey ajedrez ccomon Jon Díez Supat

En nuestro primer lunes de junio desayunamos con la noticia de la abdicación del rey, y todo clavan su mirada en este hecho. Twitter estalla, se llena de voces discordantes que piden un referéndum, otros le dan la bienvenida al nuevo rey, comentarios irónicos y alguno que otro gracioso, como los referidos a Jordi Hurtado. Las televisiones y las radios dedican programas especiales y análisis en profundidad mientras los periódicos se llenan de artículos hablando de la figura del rey y de la elección entre República y Monarquía.

¿República o Monarquía? La eterna lucha española, la dos caras de una misma moneda. Ahora en la calle están los republicanos pidiendo un referéndum para volver y proclamar la III República mientras los monárquicos apresuran la coronación del futuro rey Felpe VI intentando no hacer mucho ruido y que esto pase lo más rápido posible.

 El error es quedarse en la superficie, esta moneda no solo tiene dos caras sino muchas y muy variadas y debemos estar preparados para elegir la mejor. Es preciso aprovechar esta coyuntura para realizar una reforma profunda y absoluta del Estado, abandonado el anacronismo de Monarquía y República. ¿Por qué como sería? Votamos un referéndum y en el que la mayoría esta de acuerdo en implantar la República quitamos a un rey y ponemos a un jefe de Estado. ¿ Y todos los demás problemas? Los nacionalismos catalán y vasco, la influencia política en el poder judicial, y un largo etcétera, que tendrían un planteamiento más en profundidad que elegir qué cara de esa moneda nos gobernara.

 Es una gran oportunidad para sentar las bases de un nuevo sistema estatal basado en un Estado Presidencial y Federal, similar al de los Estados Unidos. Donde exista una verdadera separación de poderes para evitar lo que tantas veces hemos visto que ocurre con el Tribunal Constitucional, jueces impuestos por el partido político de turno que bloquean leyes que aportan una mejora social, como fue el intento de bloqueo con la Ley de matrimonios homosexuales. El Senado cobraría un nuevo valor cumpliendo el papel de una verdadera cámara territorial, lo que provocaría un derivo de nuestra injusta Ley Electoral, donde dependiendo del territorio un voto de un ciudadano contabiliza más que otro . Además, se acallaría las voces nacionalista que piden no la autodeterminación sino un nuevo, y más amplio, reparto de las competencias de las Comunidades Autónomas. Asimismo, la figura del jefe de estado y del gobierno estaría representada por una misma persona elegida cada cuatro años.

 Este junio será convulso y los ciudadanos debemos estar preparados para pedir un cambio pensando en un mejor futuro del país, eliminando instituciones que han quedado obsoletas y pensando en una nueva forma de Estado donde sus habitantes gocen de Igualdad, Justicia y Derecho.

 

, , , , , ,


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();