Dime cómo lo tomaste y te diré como eres: #OperacionPalace

El pasado domingo el programa de la Sexta #OperaciónPalace revolucionó las audiencias, no sólo por su éxito de visualización sino por la repercusión que tuvo en redes sociales, sobre todo Twitter, la red social que mejor le toma el pulso a la inmediatez. A continuación nuestras conclusiones sobre la emisión.

GuerraMundos

El pasado domingo prometía, no sólo por la guerra por la audiencia con la contraprogramación de Cuatro con Risto Mejide y la Sexta con Jordi Évole, ni por el claro apoyo del grupo multimedia Atresmedia por el programa de la Sexta con anuncios en todas las cadenas y programas del grupo.

La expectación había cumplido su función y según las estadísticas la Sexta arrasó en el prime time con un 16,4% gracias a los especiales de Jordi Évole sobre el 23F. El falso documental ‘Operación Palace’ obtuvo un 23,9% tras reunir a 5.229.000 espectadores.

Lo que empezó como un supuesto programa de investigación (de hecho en ningún momento se dijo que fuera ningún género periodístico) terminó como una broma, o más concretamente como un falso documental , es decir una obra de ficción con apariencia de realidad.

El pasado septiembre se pudo visualizar en Zafra “Las Hurdes, Tierra sin pan” de Buñuel, obra que muchos han tildado de falso documental también.

Indignación, escepticismo, estupor, resignación, risa y aceptación han sido algunas de las emociones que ha despertado este falso documental. Aunque sin duda el caso más conocido de todos se produjo en 1938 con la retransmisión de “La Guerra de los Mundos” por Orson Welles.

Pero volvamos a la pieza de Jordi Évole. Con la vista atrás quizás sea fácil darse cuenta, ahora, de que los propios autores nos lo estaban diciendo:

  • “Una historia de Jordi Évole”, esta frase aparecía en todas las promociones, resultaba extraña pues era una denominación nueva. Nos podía indicar que por historia era una obra creada aunque era lo bastante ambiguo como para abarcar ficción o periodismo. 
  • Desvinculación formal con “Salvados”, este programa se basa en la investigación, y en la mente colectiva muchos pensaron que era parte de él. Sin embargo, la credibilidad se contagió y se personalizó en la figura de Jordi Évole, presentador del anterior.
  • El vídeo promocional protagonizado por el periodista decía: “Vamos a emitir un programa sobre el 23-F, pero no será un documental más sobre esta fecha, es otra cosa: no puedo explicar más porque si lo explico igual no lo podemos emitir” para después advertir que hay que ver el programa “hasta el final” y que “Es tan difícil explicar lo que hemos hecho que hemos tenido que preparar un debate para después…”

Todo esto puede parecer muy sencillo vista atrás, pero lo cierto es que gran parte de la audiencia se lo creyó, Twitter lo demuestra.

Sin embargo y pese a la indignación causada a aquellos espectadores que se han sentido engañados, lo cierto es que este tipo de obra tiene la finalidad precisamente de engañar, de manipular, simplemente para mostrar la facilidad con la que puede hacerse.
¿Pero por qué podemos creer como verdades hechos que a priori parecen sorprendentes?

    1. El formato del programa: los documentales de televisión tienden a ser programas de investigación con fuente de información contrastada que se acerca a la verdad. Y la televisión goza de gran credibilidad por parte de las audiencias.
    2. Credibilidad: precisamente la credibilidad que depositamos en los medios de comunicación nos hace no cuestionarnos la información. Jordi Évole contaba con una gran reputación y credibilidad con su programa “Salvados”, así es que nada parecía indicar que fuera a experimentar con géneros como el falso documental. Quizá sea ésta la que más se vea afectada ahora. La publicidad conoce la rentabilidad de la credibilidad, por eso se paga a famosos para que sea imagen de sus productos.

 3. Diferentes fuentes de información contrastada. Pues no parecía            lógico pensar que todos los protagonistas; políticos, periodistas…              entrevistados estuvieran compinchados.

4. Predisposición de la audiencia: parece extraño que no nos preguntemos por qué no nos extrañaría que se pudieran realizar acciones como la que “denunciaban”

No obstante por muy coherente que pareciera, si se creyó fue por la manipulación, una manipulación muy bien montada y que precisamente da miedo por lo fácil que es de hacer.

Por supuesto tiene sus riesgos; la principal perder la credibilidad y afrontar las críticas de los que se han sentido engañados.

No obstante los falsos documentales, en general, están ideados para escandalizar y remover conciencias. Para fomentar, en definitiva el espíritu crítico.

Sólo queda ver cómo reacciona la audiencia, y si le acompaña, la próxima semana.

, , , ,


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();