Instrucciones para que los propósitos sean reales

Igual de típico que comer polvorones y turrón, ante la cercanía del nuevo año, muchos sienten la tentación de hacer una serie de propósitos con los que mejorar algunos de los aspectos de su vida cotidiana. Pero son muchos a los que estas buenas intenciones solo les duran unas pocas semanas.

zapatillasdeporte

Aprender inglés, ir al gimnasio, adelgazar o dejar de fumar son los más habituales año tras año. Sin embargo, son pocos los que consiguen alcanzar su meta. Es más, en apenas dos semanas los propósitos dejan de serlo para pasar al olvido… hasta la próxima Nochevieja. Las claves para que dejen de ser deseos y pasen a ser hechos son pocas, aunque no sencillas.

En primer lugar hay que empezar por marcarnos metas accesibles y poco ambiciosas que sean fáciles de cumplir y,  sobre todo, han de ser realistas. Intentar adelgazar 20 kilos en dos meses en tan poco realista como aprender el inglés de Shakespeare escuchando canciones. Lo principal es discernir si tenemos o no verdadera motivación para cambiar, esta debe ser sincera; solo en ese caso empezaremos a estructurar cómo llevarlo a cabo. El segundo paso es determinar qué queremos lograr en pequeños pasos. Ponernos pocas metas y que sean realistas. Pequeñas metas, grandes logros sería la máxima.

El mejor aliado, sin duda, es la constancia. Las probabilidades de caer en el comportamiento habitual anterior pueden ser tentadoras pero hay que resistir para cumplir el propósito. Si algo te resulta duro o difícil es lógico que  no quieras hacerlo.  Normalmente cualquier actividad que hagamos en compañía será más amena que de forma individual. Apóyate en tus amigos y conocidos, si vuestros propósitos coinciden intentad realizarlos juntos. Si habéis decidido dejar de fumar vigilaros mutuamente para aguantar las ansias de coger un cigarillo. A ciertas personas les va bien un poco de sana competencia. Además, un compañero significa estar cerca de alguien que entenderá por lo que pasas, os alegraréis de vuestros éxitos y seguramente os animará si flaqueáis.

Verbalizar con otros tu  propósito hace más real el hecho y por tanto lo dota de más compromiso. Pero como las palabras se las lleva el viento nada mejor que ponerlo por escrito, a la imagen y semejanza de un contrato con nosotros mismos. Describe con exactitud lo que quieres alcanzar, cómo te lo ganarás, cuándo lo tendrás y los beneficios que recibirás. Si eres de los que abandonó en la primera semana las buenas intenciones, ánimo,  busca tu objetivo y empieza de nuevo aunque el calendario ya no marque el día 1.

Propósitos

¡Suerte con vuestros propósitos!

, , , ,


Busca: Puntos de Liberación de Libros en un mapa del Tesoro un poco más grande
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Por favor sé agradable al opinar aquí. Tu dirección de correo electrónico permanecerá privada.
})();